¿Sabías que...?

Jesús Cautivo y Rescatado fue concebido como una réplica del Cristo de Medinaceli que se venera en Madrid. Aunque poseen enormes diferencias, guardan algo común y muy peculiar... y es que son los dos únicos cautivos que no tienen atadas las manos hacia abajo. Este es uno de los grandes motivos de que la imagen de las manos de nuestro titular sea tan icónica.